Nuestra

historia

Este pedacito de nuestra memoria pretende rendir homenaje a los miles de alumnos que han vivido el sueño de Madre Paula en Mérida, así como a todas las religiosas y seglares que lo han hecho y lo siguen haciendo posible.

Para la construcción del relato, hemos recurrido a numerosas ilustraciones y anécdotas, de forma que el lector pueda disfrutar de un viaje que le conduzca a casi revivir los recuerdos de su infancia vinculados al Colegio. Pero no nos gustaría detenernos aquí, sino continuar enriqueciéndolo con las fotografías o recuerdos que nuestros antiguos alumnos conservan en sus álbumes o en su corazón.

No en vano, buscar los orígenes del Colegio Santa Eulalia y las primeras huellas de la presencia escolapia en Mérida supone remontarnos a mediados del siglo pasado. Al sumergirnos en las Crónicas de la Casa, que nos guiarán a modo de diario, comprobaremos que los comienzos no fueron fáciles. Aun así, en un momento próspero en vocaciones, las religiosas escolapias decidieron extender su carisma fundacional, “Piedad y Letras”, por las tierras de Extremadura. Aquí el proyecto no solo germinó con la ilusión de las primeras veces, sino que brotó con fuerza para imponerse a esas dificultades. Luego floreció creciendo en diversidad y riqueza para echar unas raíces profundas y sólidas. Si nos acompañáis en este viaje a través de la historia de nuestro Colegio, descubriréis por qué, aunque solo está a punto de cumplir 75 años de su ciclo vital, el proyecto de Escolapias en Mérida es historia, historia viva.

Foto. Antiguo banderín, que ya era sacado en procesión cuando el Colegio ocupaba su segundo emplazamiento. Actualmente, se encuentra enmarcado en el vestíbulo.

 

*Nota del editor. En el relato se han introducido párrafos literales de las Crónicas de la Casa, respetando, para ello, abreviaturas de fórmulas de tratamiento, así como reglas ortográficas y expresiones propias de la época.